eltaller@lourdesbonet.com
logo

El Taller, mi estudio de maquillaje

A veces creemos que los sueños son cosas de hadas, cuentos y ranas encantadas pero en realidad son las metas que nos fijamos en la vida que sólo con esfuerzo, dedicación y energía positiva hacemos posibles nosotros mismos.

Uno de mis sueños, en el que os hice partícipes en el primer artículo, ya se ha hecho realidad, y os espera a todos con las puertas abiertas: El Taller, mi estudio de maquillaje.

foto porta

El pasado 10 de junio inauguramos el local entre amigos y familia. Un día muy especial, que significó el comienzo de una nueva etapa.

Nada de esto tendría sentido si la gente que me rodea no me hubiera apoyado y ayudado, y les estoy infinitamente agradecida.

Ahora si os parece, os hago un recorrido por las paredes del local, aunque El Taller es mucho más bonito en vivo y en directo!

 

En el momento de hacer las obras tuvimos muy claro que queríamos mantener su esencia y hemos guardado al máximo sus peculiaridades de taller mecánico.

foto extintor

foto eina

Hemos aprovechado la parte del banco de trabajo para hacer el sobre del tocador (mi zona de trabajo también). Cada golpe y atornillada del pasado ahora son pinceladas de colores.

foto tocador

Hemos restaurado los cajones donde habían roscas y tornillos, para poner ahora bien ordenados todos los productos de maquillaje.

foto calaixos2

foto calaixos1

Un armario lleno de herramientas antiguas de las que ya no se encuentran, cuelga de una de las paredes de ladrillo.

foto armari1

foto armari2

Y más adentro encontramos la fosa, aquel agujero para mirar las barrigas de los coches donde ahora se mece una Derbi Paleta roja.

foto fosa1

foto fosa2

Justo en la entrada, está el santuario (lo he bautizado así, y motivos no me faltan). Una fotografía de mi “abuelo” y dos campanas de sus vacas presiden El Taller y recuerdan, cuando al principio de todo, había sido las cuadras de su vaquería. Gracias a él y al esfuerzo de la familia hoy El Taller es lo que es: Gracias Yayo!!

foto yayo

En la parte final del local hemos instalado una cocina, con una barra para poder hacer un café, un bocado o una copa de vino según el momento del día y la compañía 😉

foto cuina i barra

A un lado está el wc, una ducha, y siguiendo el estilo diáfano del lugar en un espacio único, hay afuera una pica de piedra suspendida por dos mesitas de noche antiguas.

foto pica

Y finalmente, una escalerilla nos lleva al altillo, otro tesoro del local, donde tiene cabida el despacho (eso si, absternerse los que hagáis más de un 1.60m si no queréis daros en la cabeza).

foto altell1

foto altell2

foto altell3

El Taller y yo os esperamos!!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *